Big Things Conference 2019
(montaje expo)

El pasado mes de noviembre tuvimos un reto por partida doble: íbamos a trabajar día y noche en el mismo evento. Durante la jornada diurna, nuestro personal auxiliar daba la bienvenida, registraba, coordinaba las salas e incluso hacíamos de presentador en las conferencias.

Pero al caer la noche y cuando no quedaba ningún asistente al que atender en Kinépolis, dábamos paso al trabajo de nuestros mozos.

Kinépolis – Madrid

Noviembre 2019

6 mozos y auxiliares de montaje

Complejidad del evento

Teniendo menos traspales de los previstos, una elevadora más lenta de lo que nos hubiera gustado y un tiempo limitado, nuestra misión era que ningún mozo estuviera de brazos cruzados y pudiéramos descargar todo el material a tiempo.

Cómo lo resolvimos

Coordinamos junto con el cliente la descarga nocturna para asegurarnos que no había ninguna baja y que todo el equipo entendía cuál era el procedimiento, llevamos EPI´s suficientes por si alguien olvidaba algo, y también ropa de abrigo porque supusimos que habría momentos de frío en exterior.

Además, una persona más de nuestro equipo tenía también el carnet de carretillero por si en algún momento podíamos disponer de algún toro mecánico más para subir la carga más deprisa.

Creemos que en este tipo de acciones hay que ser meticuloso y ordenar bien en trabajo, es fundamental coordinar e invertir tiempo al inicio para que todo el mundo sepa qué se espera y cuánto tiempo tenemos para desarrollar el trabajo.

La verdad es que todo fue muy bien, y acabamos en hora y el cliente encantado.

Aunque tener tiempo límite de montaje puede suponer estrés, si estás bien organizado, incluso puede suponer un reto y gran satisfacción para el equipo cuando el objetivo se termina incluso antes de tiempo.

IMG-20191124-WA0029

Cómo lo resolvimos

Coordinamos junto con el cliente la descarga nocturna para asegurarnos que no había ninguna baja y que todo el equipo entendía cuál era el procedimiento, llevamos EPI´s suficientes por si alguien olvidaba algo, y también ropa de abrigo porque supusimos que habría momentos de frío en exterior.

Además, una persona más de nuestro equipo tenía también el carnet de carretillero por si en algún momento podíamos disponer de algún toro mecánico más para subir la carga más deprisa.

Creemos que en este tipo de acciones hay que ser meticuloso y ordenar bien en trabajo, es fundamental coordinar e invertir tiempo al inicio para que todo el mundo sepa qué se espera y cuánto tiempo tenemos para desarrollar el trabajo.

La verdad es que todo fue muy bien, y acabamos en hora y el cliente encantado.

Aunque tener tiempo límite de montaje puede suponer estrés, si estás bien organizado, incluso puede suponer un reto y gran satisfacción para el equipo cuando el objetivo se termina incluso antes de tiempo.

¿Quieres que tu evento salga como este? Tomemos un café...